“google5cccdfcbf5b56721.html”?

Medicamentos y conducción

16.12.2021

Como ya se acercan las vacaciones de navidad, para aquellos que vayáis a viajar, queremos daros unos consejos prácticos en cuanto a la toma de medicamentos y conducción. 

Antes de coger el coche para un viaje largo debemos tener en cuenta que hay algunos medicamentos, incluso los adquiridos sin receta médica, y también algunas plantas medicinales, que pueden alterar la capacidad de conducción.


Aquí os dejamos un listado con algunos de los medicamentos que deberíamos evitar si vamos a coger el coche: 

- Analgésicos: los analgésicos opioides (conocidos como derivados de la morfina) pueden provocar somnolencia, mareo y disminución de la capacidad de reacción y concentración disminuyendo la capacidad necesaria para conducir. Ej.: tramadol (adolonta, paxiflas, pazital, pontalsic, zaldiar), fentanilo (durogesic), oxicodona/naloxona (targin)...

- Ansiolíticos e hipnóticos: pueden disminuir la atención, alterar la capacidad de reacción y producir somnolencia, amnesia o sedación, especialmente al inicio del tratamiento o después de un incremento de la dosis. Ej.: alprazolam (trankimazín), lorazepam (orfidal), diazepam (valium)...

-Ansiolíticos, antiepilépticos, antidrepresivos, antimigrañosos y antiparkinsonianos: además de los efectos de las propias enfermedades que, en ocasiones, pueden limitar la capacidad de conducción, estos medicamentos pueden producir somnolencia, mareos, alteraciones visuales y disminución de la capacidad de reacción. Ej. quetiapina (seroquel), haloperidol, risperidona (risperdal), olanzapina (zyprexa)..., ácido valproico (depakine), lacosamida (vimpat), topiramato (topamax)...sertralina (besitran), trazodona (deprax), venlafaxina (zarelis)...

- Antidiabéticos: la incidencia de la diabetes es cada vez mayor consecuencia de nuestros hábitos poco saludables: sedentarismo y mala dieta. El peligro en este caso viene por una posible hipoglucemia (nivel de azúcar demasiado bajo en sangre) secundaria a la administración de antidiabéticos, tanto en insulinas como en antidiabéticos orales. Es necesario llevar en el vehículo las medidas necesarias para corregir una hipoglucemia. Si las hipoglucemias son muy frecuentes o difíciles de detectar por parte del paciente es mejor que ceda el asiento a otra persona. Ej. insulinas, glicazida (diamicron), vidagliptina (galvus), dapaglifozina (forxiga)...

- Colirios: algunos colirios pueden producir visión borrosa o visión doble impidiendo conducir con seguridad. 

- Relajantes musculares: medicamentos como el baclofeno, diazepam, o el metocarbamol pueden producir somnolencia, ataxia o visión borrosa.

- Antihistamínicos (alergias) y antigripales: los antihistamínicos de primera generación actúan sobre el sistema nervioso central. Uno de sus efectos secundarios es que dan sueño. En los de segunda generación este efecto está bastante o totalmente corregido dependiendo de la molécula. Lo mismo sucede con los antigripales. 

Dentro de los medicamentos que afectan a la conducción hay que destacar aquellos que se utilizan precisamente para la cinetosis (mareo producido por los medios de locomoción). El medicamento que más se conoce es la biodramina, que tiene como efecto secundario la somnolencia. Si vas a conducir opta por la versión con cafeína, aunque igualmente da algo de sueño. 


Pictograma de conducción en medicamentos: 

Desde el año 2007 se exige que todos los medicamentos que afecten a la capacidad de conducir o manejar maquinaria, incluyan en su cartonaje un pictograma... este pictograma consiste en un triángulo equilátero rojo con el vértice hacia arriba y un coche negro en el interior sobre fondo blanco, muy similar a una señal de tráfico, con la leyenda "Conducción: ver prospecto" 



Según datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y del Instituto Nacional de Toxicología, en los países de la Unión Europea, en torno al 10% de los conductores circulan bajo la influencia de medicamentos, esto hace que el riesgo de verse implicado en un siniestro se multiplica por dos en estos casos. Además en España, aproximadamente un 17% de los conductores utilizan medicamentos de forma crónica, y de estos, en torno al 61% usan dos o más medicamentos y en el 5% de las víctimas por accidente de tráfico se detectó algún medicamento. 

“google5cccdfcbf5b56721.html”?